15 de mayo de 2010

Palabras.

Hace largo rato que no puedo escribir por acá, vaya a saber una porque. Pero ya vamo a volver, vamo a volver...

Mientras, sigo leyendo con mi mate amargo y mis ansias casi adolescentes de entender, de saber un poquito más, de sentir y aprender cómo sienten los otros. Sigo sorprendiendome de la fuerza que tienen las palabras cuando se saben usar. Como las de Sandra Russo que cito más abajo, como las palabras de Mendieta que comparto con ustedes acá.

A ver si coinciden, o dudan o se enamoran y enamoran:

"Y tuve, ahí, medio choborra de tinto, una epifanía: el verdadero militante popular sale a la calle, siempre, a aprender de su pueblo y nunca a enseñarle nada. No salimos a enseñar, salimos a aprender y a tratar de enamorar, porque te podrás olvidar de lo que aprendiste en el libro de historia de cuarto año, pero de la mina de rulitos esa que tanto te gustaba que iba a 3ro. B seguro que no te olvidás nunca más en la puta vida.

Y ahora me voy a contradecir. Que el militante debe ser humilde. Pero también soy bloguero y acá puedo ser un poco egocentrico y contradecirme y decirlo así, como si eso estuviera lo más bien: hoy, la calle, también es esto. Este blog, estos blogs, este quilombo enorme y hermoso que da vueltas disfrazados de ceros y unos por unos cablecitos y que ahora vos, y vos, y vos también, estás leyendo. Así que salgamos a esta calle también a aprender y a enamorar. Porque, acá va otro secreto muchachos: todos nos enamoramos más de aquellos y aquellas que tienen dudas y nos muestran sus debilidades que de aquellos y aquellas que de tan clara te apabullan. Esas minas, en mi caso, por ahora, su ruta".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal