26 de enero de 2010

Evita, mi abuela y los jubilados hoy.


La secuencia fue más o menos así: hace unos días intento convencer a mi abuela de que como jubilada no puede sino apoyar al gobierno. Tuve pequeños avances, pero cada día que pasa vuelvo a perder posiciones ante las noticias malditas de la mañana. Los reproches me caen como balas en la próxima visita.

La última batalla se dio en el patio de su casa, no alcancé a bajarme de la bici que me tiró la última bomba: "qué cómo el gobierno le va a dar jubilación a todos los que nunca aportaron nada, mientras nosotros nos pasamos toda la vida aportando, y que es una injusticia nena y que está todo mal en el país"…y otra vez volver a empezar.



Un par de días después leí la nota donde Sandra Russo analiza la victoria de Piñera en Chile y la compara con la Bolivia de Evo. Entre varias reflexiones hay una idea que grafica lo que surge en cada una de esas charlas con mi abuela: han disfrazado la equidad de amenaza. Dice Russo:



"Hace unos días un hombre más bien pobre, que criticaba furiosamente al gobierno argentino, gritaba que él se había esforzado por pagar su jubilación y que ahora resulta que más de dos millones de vagos que no aportaron gozarán de su mismo beneficio. Eso es lo que han hecho con la idea del Estado: subvertirla tanto, que ya esa gente no entiende por Estado algo en común, sino la amenaza del reparto. No hay ningún pensamiento más funcional a esos pocos que manipulan a tantos, que ése: que la equidad es una amenaza".



Ayer en la mesa del Domingo, mi abuela empezó a contar por enésima vez una de mis anécdotas favoritas: Cuando terminó el secundario fueron con sus compañeras del Liceo de Señoritas” a pedirle a Evita que les ayudara para poder irse de viaje de egresados. Habían viajado de Mendoza a Buenos Aires exclusivamente para eso, estaban ya en la puerta del despacho de Eva y ninguna de sus amigas se animaba a entrar. Mi abuela lo cuenta como si lo volviera a vivirlo: ella quería que entrara alguna de sus compañeras de apellidos reconocidos, todas ellas iban bien vestidas, cómo iba a entrar ella, que iba así nomás con su pulcra pollerita blanca y sus medias por debajo de la rodilla. Pero se animó y entró. Describe a Evita como una mujer hermosa, que claro accedió sonriendo al pedido: les pagaron el soñado viaje.



Sin darse cuenta, mi abuela me dió la oportunidad de retrucar el último reproche de las jubilaciones. Apenas terminó de contar la anécdota le dije: "y ustedes abuela, ¿Cómo no pagaron aquel viaje? Fue un regalo! qué injusticia!" Por un segundo se hizo un silencio en la mesa, y lo único que le dije fue que aquella vez, pero más aún hoy en el caso de los jubilados, no fue más que una cuestión de derechos.




- Ya que estás, contale a tus abuelos de este programa -

7 de enero de 2010

Responde a las preguntas y te diré quien eres

En los hechos, si las reservas quedan fuera del esquema de política económica del gobierno (flotación administrada), lo que se está planteando es abandonar el actual sistema cambiario para adoptar la flotación “pura”. En la actual coyuntura de excedente externo, esto significaría una apreciación del peso; es decir, un dólar barato. ¿Es a eso a lo que se refiere la oposición cuando dice que hay que defender el valor de la moneda? ¿Debemos aumentar la tasa de interés y tener una política monetaria contractiva con ese fin? ¿Qué opinan al respecto los industriales y el sector agropecuario? ¿Deberíamos también aplicar un ajuste fiscal, con medidas como las aplicadas en 2001, con reducción nominal de salarios y jubilaciones? ¿No hemos aprendido que tales ajustes recesivos no ajustan, sino que generan o agravan las recesiones? ¿Puede existir un Banco Central “independiente” de las políticas de desarrollo económico? La respuesta a cada pregunta implica un modelo de país.

APLAUSOS, por favor.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/138153-44542-2010-01-07.html

1 de enero de 2010

Nuestra lucha, nuestra fuerza.

Ella y él juegan, sonríen, son felices.
Esa es nuestra lucha y la fuerza indestructible que nos impulsa.Tenemos que ser cada día más, poder transformar éste y cada uno de nuestros sueños en hechos consumados.

YO QUIERO...

Que el 2010 nos encuentre cada día más unidos y menos solos.
Que seamos más solidarios, más humildes , más desapegados, más sensibles, más responsables , más humanos.
Que seamos más creativos y no repitamos viejos errores.
Que seamos más valientes para afrontar los grandes desafíos de nuestro tiempo y animarnos a marcar nuestros propios caminos.
Que no nos dejemos vencer nunca por el miedo y el odio de los enemigos del pueblo.
Que disfrutemos cada minuto , cada charla, cada acción , cada día de militancia.
Y especialmente, que seamos mucho más alegres, más optimistas y más felices: ¡hay que contagiar a todas y todos!

FELIZ AÑO NUEVO!!!!