25 de mayo de 2010

La revolución de Mayo a la luz del Bicentenario

"Aquello que hubo de revolucionario ese 25 de mayo está hoy profundamente cargado de sentido: la idea de soberanía popular, la necesidad de poner fin a los viejos privilegios y prerrogativas de sectores minoritarios de la población, la tarea de desarrollar las economías regionales respetando el federalismo, la importancia de buscar camino conjunto para América latina en unidad y de impulsar su desarrollo autónomo para terminar con la dependencia de toda nación extranjera… Ese sentido, 200 años después, viene dado porque esa tarea está incompleta, porque esos mismos desafíos hoy siguen vigentes, quizás más que nunca".

Sigue acá.

¡¡¡ FELIZ BICENTENARIO !!!! ¡¡¡VIVA LA PATRIA COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS !!!

18 de mayo de 2010

¿La homosexualidad no es una enfermedad?


Un día como ayer, pero hace 20 años :
El 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS), quitó de la lista de enfermedades mentales a la homosexualidad. Con ello, se daba fin a siglos de discriminación médica y homofobia “científicamente” permitida. Por este acontecimiento celebramos en esta fecha el día Internacional contra la discriminación por Orientación Sexual e identidad de género.
Eso es para que sepas que responder cuando gente "de lo más culta" te pregunta , pero...¿eso no es una enfermedad?? o , peor: ¿vos creés que se va a curar alguna vez el nene?

¡Hay mucho por hacer todavía! Pero en Argentina parece que vamos encaminados a tener un motivo más para celebrar el Bicentenario.

15 de mayo de 2010

Palabras.

Hace largo rato que no puedo escribir por acá, vaya a saber una porque. Pero ya vamo a volver, vamo a volver...

Mientras, sigo leyendo con mi mate amargo y mis ansias casi adolescentes de entender, de saber un poquito más, de sentir y aprender cómo sienten los otros. Sigo sorprendiendome de la fuerza que tienen las palabras cuando se saben usar. Como las de Sandra Russo que cito más abajo, como las palabras de Mendieta que comparto con ustedes acá.

A ver si coinciden, o dudan o se enamoran y enamoran:

"Y tuve, ahí, medio choborra de tinto, una epifanía: el verdadero militante popular sale a la calle, siempre, a aprender de su pueblo y nunca a enseñarle nada. No salimos a enseñar, salimos a aprender y a tratar de enamorar, porque te podrás olvidar de lo que aprendiste en el libro de historia de cuarto año, pero de la mina de rulitos esa que tanto te gustaba que iba a 3ro. B seguro que no te olvidás nunca más en la puta vida.

Y ahora me voy a contradecir. Que el militante debe ser humilde. Pero también soy bloguero y acá puedo ser un poco egocentrico y contradecirme y decirlo así, como si eso estuviera lo más bien: hoy, la calle, también es esto. Este blog, estos blogs, este quilombo enorme y hermoso que da vueltas disfrazados de ceros y unos por unos cablecitos y que ahora vos, y vos, y vos también, estás leyendo. Así que salgamos a esta calle también a aprender y a enamorar. Porque, acá va otro secreto muchachos: todos nos enamoramos más de aquellos y aquellas que tienen dudas y nos muestran sus debilidades que de aquellos y aquellas que de tan clara te apabullan. Esas minas, en mi caso, por ahora, su ruta".

¿Quién le tiene miedo al indio?


"En estos días recorren el país las tres columnas de la Marcha de los Pueblos Originarios, que por primera vez en la historia plantean reformular su relación con el Estado y ser considerados estrictamente como lo que son: naciones y culturas preexistentes a las otras que se superpusieron en “lo argentino”.

Hasta ahora nuestra concepción del país los ha corrido del borde. No llegarán el 20 de mayo a Buenos Aires para que los porteños se saquen fotos con ellos, como cuando se van de vacaciones. No quieren seguir siendo una opción exótica para el turismo europeo. Vienen a hablar de mineras, de petroleras, de madereras, de producción a gran escala y medio ambiente, de tierras y de agua. Vienen a hablar de esas culturas subestimadas y arrasadas que jamás hubieran atentado contra el planeta. Quieren ser ciudadanos de derecho pleno e identidades colectivas resistentes, aptas para un debate político serio que tome en cuenta sus demandas. Escucharlas es profundizar un modelo hasta la tripa".

Sandra Russo


3 de mayo de 2010

Marta Minujín y el gobierno de los artistas


Si yo fuera el Escriba diría que esta mujer ,más allá de su sublime talento artístico, no mide ni un poquito .
Si fuera Tomás escribiría un maravilloso cuento que describa la Argentina gobernada por esta mujer un día o dos (!).
Si fuera Mendieta diría que no puede sorprendernos ni por un segundo que La Nación entreviste a este tipo de "inocentes" personajes tan afines a su línea política y que los giles de Página 12 tenemos mucho que aprender de ellos.
Si fuera Lucas hablaría de la República Unida de los Artistas, la última propuesta de Binner, y lo rico que me salieron los fideos anoche.
Si fuera Manolo, diría que los planteos de esta mujer harían levantar de su tumba al mismísimo Platón. (Su esperanza de cambio está depositada en los jóvenes, los únicos capaces de crear "una aristocracia de las ideas que eleve el nivel del pensamiento").

Pero como soy yo, sin el talento de ninguno los antes mencionados, me limito a afirmar que la justicia ,definitivamente, no reina en este mundo! (y esta conclusión no tiene nada que ver con mi condición de mendocina y nuestros bellísimos magistrados,eh!), oigan sino lo que dice la muy turra, porque no hay otra palabra: ¿Cómo ve la preparación de la Argentina, a poco de festejar el Bicentenario? "No veo ningún festejo. Es terriblemente pobre la importancia que se le está dando al Bicentenario. Me parece que se tendría que haber hecho mucho más hincapié en la independencia, que tendríamos que haber festejado todos los días desde que estamos en democracia. Habría que haber construido edificios y cosas que marcaran un hito. Se está haciendo muy poco y es demasiado importante como para dejarlo pasar así. ¡Son 200 años! Yo hubiera hecho algo para que quede, algo así como la estatua de la Libertad".

Y pensar que su obra esta presente en la Casa Nacional del Bicentenario: Marta Minujín, fotografía de la obra La pieza del amor en el atelier de la artista en Paris, 1963.

Como dice la propaganda de Tang: NO SE LO MERECE!!!!!!